junio 14, 2011

El "fracking", todo un terremoto

Miércoles, 08 de junio de 2011Mike McGovern

El "fracking" –técnica de extracción de gas que consiste en la inyección de agua, arena y productos químicos a gran presión en el subsuelo rocoso– está de moda en el sector energético y, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), representa una de las mayoras amenazas para las actuales previsiones de crecimiento de la energía eólica en todo el mundo.

El "fracking", todo un terremoto

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha asegurado ante la prensa de Estados Unidos, según informa el rotativo británico Financial Times, que elfracking reduce el precio del gas y “hace que la producción de energía eléctrica procedente de otras fuentes no sea lo suficientemente atractiva” en Estados Unidos, pionero en el uso de esta técnica. Además, y puesto que el fracking permite a muchos países extraer gas que hasta hace muy poco tiempo era imposible de explotar y asegurarse un suministro energético autóctono, la AIE plantea la pregunta, en el mismo título de su último informe: ¿Entramos en la Edad de Oro del Gas? El informe presenta un escenario en el cual el uso mundial de gas aumenta en un 50% hasta 2035 frente los niveles de 2010.

No obstante, a pesar de la afirmación de Galán, Nobuo Tanaka, director de AIE, ha señalado durante la presentación del informe en Londres que “mientras el gas natural constituye el combustible fósil más limpio, sigue siendo un combustible fósil”. Asimismo, ha puntualizado que “una expansión de gas no representa por sí sola una panacea ante el cambio climático”. Estas matizaciones no significan, sin embargo, que esta fuente de energía no reste una parte de su crecimiento potencial a la eólica. El creciente uso del gas extraído mediante fracking “podría desplazar parte de las energías bajas en carbono, tales como las energías renovables y la nuclear, sobre todo después de Fukushima y la probabilidad de un reducido papel para la energía nuclear en algunos países”, asegura Tanaka.

¿Actividad sísmica?
A pesar de plantear una interrogante a las expectativas del crecimiento eólico, el escenario de la AIE no deja de ser un escenario; y un escenario que depende de una serie de factores, como las decisiones y prioridades políticas, la evolución de las tecnologías y los costos de extracción mediante el fracking. Además, tras unos ensayos sobre el fracking en Inglaterra, han surgido indicios de que esta tecnología que desintegra la materia subterránea rocosa, pueda causar actividad sísmica. Asimismo, además del gas natural deseado, el proceso libera también gas metano; un gas considerado mucho más dañino que el CO2 en términos del cambio climático. Asimismo, en Estados Unidos, residentes que viven cerca emplazamientos donde se practica el fracking se han quejado de la introducción del metano en el agua potable.

Mientras tanto, en Estados Unidos, el segundo mercado eólico del mundo y el primero que practica el fracking, las instalaciones eólicas se van reduciendo a un paso alarmante, cayendo desde los 10.000 MW instalados en 2009 hasta los 5.100 MW en 2010. La crisis económica mundial puede ser el factor principal de este declive. No obstante, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo, la recuperación económica, además de las necesidades de una energía autóctona y barata, dependen de la evolución de las nuevas tecnologías energéticas. El fracking va a ocupar los titulares de las energías renovables durante mucho tiempo.

Artículo relacionado: "Fracking", de Tomás Díaz.

Más información
www.iea.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Creciendo por el Planeta