enero 13, 2011

ESTADOS UNIDOS Empire State Building sin eólica, pero sí el mayor comprador comercial neoyorquino de energía 100% renovable

10 de enero de 2011


Se trata de una iniciativa de 20 millones de dólares (15,2 millones de euros) acordada con la firma Green Mountain Energy por la que el edificio más alto -y el más simbólico- de la ciudad de Nueva York compra el equivalente total de la energía que consume en renovable.


No se trata exactamente de que vayan a instalarse aerogeneradores en la parte superior de la emblemática construcción, ni de que hasta ella llegue concretamente electricidad generada por ese tipo de elementos. El acuerdo con la empresa Green Mountain Energy, con base en Texas, estipula la compra de energía de fuentes renovables a ser volcadas a la red y no tanto asegurar que esa energía sea entregada al comprador en sí, en este caso, el Empire State Building .

Se trata de la compra de los llamados Certificados de Energía Renovable (REC, por sus siglas en inglés). Un REC representa derechos de propiedad a las cualidades ambientales, sociales y de otro tipo de la generación de electricidad renovable, y por medio de él la seguridad de que ese tipo de energía será volcada a la red por la compañía contratada. Unz explicación del funcionamiento del REC se da en la web de la Agencia de Protección al Medioambiente estadounidense (EPA).

El contrato entre el Empire State Building y Green Mountain Energy establece que en un lapso de dos años se abastecerá de un flujo de casi 55 millones de kilovatios hora (kWh), un plan energético que evitará la emisión de cerca de 45.000 toneladas de dióxido de carbono al año. Esto último, según la empresa contratante, significa plantar 150.000 árboles en la ciudad, o suprimir 40 millones de viajes en taxi, o apagar durante una semana las luces de casi todas las casas del estado de Nueva York.

Además, con la aplicación de una política de eficiencia energética, los administradores del rascacielos más famoso de los Estados Unidos planean reducir el consumo de energía hasta en un 38 por ciento, y reducir sus costos en unos 4,4 millones dólares (3,4 millones de euros) al año.

Entre otras medidas, en el edificio de 102 pisos, construido en 1931, se ha trabajado sobre sus sistemas eléctricos, de ventilación y de calefacción, y se ha instalado más de 6.500 ventanas con aislamiento para el frío y el calor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Creciendo por el Planeta